miércoles, 11 de diciembre de 2013

Niebla



Es imposible el olvido

si su rostro aparece en todas
mis latitudes...
Es su recuerdo el que asalta
por estos lares.. por estos tiempos.

Y son sus raíces las que aun guardo
con tanto celo
en este anhelo ciego que hoy
me ensordece a voces y ecos.

Es cruel la costumbre de saberlo lejos.

No lleguar a tocarlo... no llegar a
habitar un centimetro de piel...

Ya no tiene nombre
y lo llamaré vacio,
niebla de mi vida,
sombra....

Damocles de mi tierra.
Pende de un hilo sobre él
el amor escrito con lagrimas
y hiel.

Porque no hay beso de miel
que pueda redimirlo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu visita. Alondra