lunes, 27 de enero de 2014

Ella era...

Ella era imposiblemente suya.
Desde la realidad hasta sus miedos, desde los pies hasta los sueños.
Ella era, probablemente suya... 
Desde sus días hasta el silencio. Desde las manos hasta los versos. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu visita. Alondra