martes, 31 de marzo de 2015

Amando

Nada se alinea de manera tan perfecta a la pluma como un corazón que ama. Y desde el pecho al brazo, a la mano a los dedos... la sangre se riega como un río de palabras...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu visita. Alondra