martes, 4 de agosto de 2015

Garabateando

Una camisa aguarda en el placard, después del sol que no vio, después de la lluvia que no sintió, después de días y noches, después de constelaciones.
Una camisa aguarda en el placard después de las sombras. Con arrugas y polvo viejo, sin espejos ni luces.
Una camisa aguarda en un placard: un camino, un sábado o domingo, un café y un bolígrafo para escribir la fe.

Alondra

www.facebook.com/lamujerdeplata/posts/862041827214832

1 comentario:

Muchas gracias por tu visita. Alondra