jueves, 13 de noviembre de 2014

Toda la vida... se vive de a segundos

Llegó como esas pequeñas cosas que pasan inadvertidas,
como las brisas que apenas mueven nuestro cabello en el verano.
Como un martes o un jueves, días que no trascienden en nuestro calendario
pero tan necesarios por ser preludios a los importantes.
Llegó como llovizna que moja sin desbordes,
como las faces de la luna que suaves y arrolladoras... imperceptibles van cambiando noche a noche las mareas.
Llegó sin grandes expectativas ni grandes promesas,
con su cuota de realidad impresa en la frente.
Sin ocultarse, con sus manos abiertas y el corazón apretado de sueños,
y yo; que estaba hecha de sueños que un día nadie quiso
busqué en mis bolsillos las mariposas guardadas,
los miles de besos que no dí, las rosas en mi almohada,
aquella magia de amaneceres que guardé de niña enamorada.
Y sabía que basta solo un momento para para cambiar el destino, 
que Sí 
era la única respuesta 
y que toda la vida se vive de a segundos.


“Me besó sin pedir permiso y a mí
me pareció la gloria. Le devolví el
beso con hambre atrasada.” 

Mario Benedetti







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por tu visita. Alondra